Albergues para proteger ante inusual nevazón

Era julio de 2017 y una inesperada nevazón sorprendió a toda la Región Metropolitana. Las frías temperaturas y las complicaciones que surgieron tras la caída de nieve nos obligaron a actuar rápidamente para resguardar la seguridad y bienestar de nuestros habitantes, sobre todo, la de aquellos en situación de calle. 

El primer paso fue habilitar un albergue en el colegio Tecnosur de San Gregorio con camarotes, colchonetas, frazadas y estufas y también, gestionar la entrega de colaciones (almuerzos, cenas y desayunos); atención médica y traslados a centros de urgencia en caso de que fuese necesario. 

Estuvimos recorriendo distintos puntos de la comuna hasta muy tarde, invitando a personas en situación de calle para que se refugiaran en el albergue. Al final, 25 personas accedieron acudir hasta el recinto quienes fueron acogidas, alimentadas y pasaron la noche resguardándose de las bajas temperaturas extremas durante cuatro noches. 

Este trabajo se realizó en coordinación con el albergue de la parroquia San Pedro y San Pablo tanto para el traslado como para la entrega de colaciones. De esta forma, La Granja contó con dos instalaciones preparadas para acoger, resguardar la vida y brindar cariño a quienes viven en condiciones desfavorables y sufren con más intensidad las inclemencias de la naturaleza.