Este 1 de mayo es diferente, la pandemia no permite que nos podamos reunir. Sin embargo, cada uno de nosotros debe reafirmar su convicción de poder construir un mundo mejor, más fraterno y solidario y, para eso, los trabajadores no pueden quedar al margen de la construcción de un país. 

Ver también: Un afectuoso a las y los trabajadores en su día